25 octubre 2011

Difícil decidir entre Dos Caras Jr. o Alberto del Río

Esta es una columna escrita por El Hijo del Santo para el diario deportivo Record, en ella habla de Alberto Del Río. Es del año pasado ,pero es interesante.



By El hijo del Santo

Difícil decidir entre Dos Caras Jr. o Alberto del Río

Jue, 2010-10-14 11:09


Primera caída: Heredar un personaje, una máscara o un nombre

Ser elegido por tu padre para heredar su personaje no sólo es un honor, es también una enorme responsabilidad que debes asumir dignamente, sobre todo cuando tu padre ha sido un excelente luchador, un gran profesional, exitoso, carismático y además forma parte de una dinastía importante de luchadores a nivel nacional e internacional.

Ejemplos hay muchos: Eddie Guerrero, hijo de Gory Guerrero y hermano de Héctor, Mando y Chavo, Villano V, hijo de Ray Mendoza y hermano de los Villanos I, II, III, y I V. En mi caso, soy hijo de El Enmascarado de Plata y sobrino de Jimmy, Jesús y Black Guzmán. El caso del que hablaremos es de Dos Caras Jr., quien es hijo de Dos Caras y sobrino de Mil Máscaras y del Sicodélico.

Regularmente, cuando nuestros padres nos eligen para heredarnos es porque les hemos demostrado que tenemos la capacidad de asumir la responsabilidad de continuar con su personaje. Dos Caras Jr. es un joven que se ganó a pulso ser el heredero de la máscara de Dos Caras.

En su vida personal y profesional ha dado muchas satisfacciones a su familia, especialmente a su padre, al titularse como arquitecto, al ganar diferentes campeonatos nacionales y mundiales en lucha grecorromana, obtener varias medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Panamericanos y fue seleccionado para representar a México en Juegos Olímpicos. Desde su debut demostró ser un digno heredero y excelente luchador que posee cuerpo y estatura.

Segunda caída: Máscara contra destino

Se dice que “las oportunidades sólo llegan una vez en la vida”. Dicen que “Si te toca, aunque te quites y si no te toca, aunque te pongas”. Esto lo experimenté en una etapa de mi carrera profesional en 1998 y 1999, cuando trabajé para la WWE (entonces WWF), empresa que me invitó a formar parte de su elenco con la intención de atraer al público latino a través del programa Súper Astros, transmitido por la cadena Univisión.

Les gustó mi estilo de lucha y me querían con máscara (caso contrario al de otros luchadores que también laboraban ahí); sin embargo, sus contratos tenían mucha ventaja y al firmarlos corría el riego de cederles los derechos del personaje que mi padre había dejado en mis manos. A pesar de las atractivas propuestas económicas y proyección que tenían planeada para mí, jamás firmé dicho contrato al recibir la asesoría de mis entonces abogados.

Finalmente, se esfumo esa oportunidad: ¿la dejé ir? ¿No era para mí? O tal vez si hubiera firmado, estaría arrepentido de las consecuencias, porque lo más probable era que el personaje de El Santo hoy fuera norteamericano, en fin, no lo sé.

Tercera caída: La encrucijada de Dos Caras Jr

No me imagino luchando sin máscara o con otro nombre en la empresa WWE, ni me hubiera perdonado vender este personaje, ciento por ciento mexicano, a esta empresa a cambio de una atractiva cantidad de dinero.

Mucha gente me ha preguntado qué opino de la decisión que tomó Dos Caras Jr. al aceptar despojarse de la máscara para luchar como Alberto del Río en Smackdown. Reconozco que en un principio no estuve de acuerdo con la decisión; sin embargo, después de escuchar y analizar varias de sus entrevistas, lo entendí, pues me parecieron válidos los argumentos, como el que era una gran oportunidad que no podía dejar pasar, porque tenían buenos planes para él y que hubiera sido muy fácil exponer la máscara en México a cambio de unos cuantos pesos y perderla, para luego debutar en EU como Alberto del Río.

Sus comentarios me hicieron reflexionar y en ese sentido reconozco que fue honesto con él, con su padre, con el público y, sobre todo, con la lucha libre. La decisión, finalmente, la tomó él y, desde mi punto de vista, tuvo la suficiente madurez al consultarlo antes con su padre, e incluso con su tío Mil Máscaras, ya que al final del camino es la opinión que le interesa escuchar y tal vez a los únicos a quienes les debe dar una explicación, es su carrera la que está en juego y en esta encrucijada, al parecer, tomó el camino correcto al tener un futuro prometedor dentro de esta empresa WWE, en la cual es muy respetado el hecho de provenir de una dinastía luchística, además de que en los años 70, Mil Máscaras fue uno de los luchadores mexicanos más exitosos de esta compañía perteneciente al padre de Vince McMahon.

Alberto del Río tendrá el total apoyo de WWE y seguramente lo están preparando para tomar el lugar que posiblemente Rey Mysterio Jr. dejará vacante en un corto tiempo, debido a su lesión en ambas rodillas. Así que mi querido Alberto del Río, te deseo lo mejor, te lo mereces porque eres un gran luchador y un mejor hijo. A pesar de que Alberto del Río les pertenece a ellos, dale mucha vida y hazlo brillar ¡Enhorabuena! Lo que opine una minoría no será lo importante.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

.. y que agradable es verlo sin máscara

IRR

Publicar un comentario

alberto del rio Pictures, Images and Photos

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | fantastic sams coupons